Escher

Existe una abundancia de especulaciones en cuanto a la causa del TDAH (Transtornos por déficit de atención con hiperactividad).  Nuevos estudios están ayudando a poner juntas todas las piezas.  Un estudio reciente practicado en 8,000 niños finlandeses mostró que aquellos niños quienes fueron ambidiestros mostraron un riesgo más alto a tener problemas de deficiencia lingüística y de atención.

En el estudio se encontró que, a la edad de 8 años, los niños ambidiestros en el grupo tuvieron el doble de probabilidad de presentar problemas académicos que el resto de sus compañeros.  Más adelante, a los 16 años de edad, también tuvieron “…el doble de probabilidad de presentar síntomas del TDAH.”

Por supuesto no todos los niños que tienen TDAH son ambidiestros y, al contrario, el ser ambidiestro no te hace ser una persona hiperactiva.  Sin embargo, los niños quienes son ambidiestros y también tienen TDAH presentan síntomas más fuertes que aquellos niños quienes no son ambidiestros y muestran signos del TDAH.

Los autores del estudio (cuyo autor principal es Alina Rodríguez) dicen que los cerebros sin un hemisferio predominante, cuando el lenguaje se encuentra plantado en el lado izquierdo y las actividades que requieren atención en el lado derecho, asignan las actividades cognoscitivas de manera muy diferente a aquellos de nosotros con cerebros que tienen un lado dominante.  Un estudio separado realizado en el 2008 mostró que los niños con TDAH, cuando se les dieron ejercicios cerebrales, recibieron demasiada aportación de su cerebro del lado derecho como para poder resolver el ejercicio eficientemente.  Sus cerebros no delegaron ciertas tareas a cada hemisferio del cerebro, causando, por lo tanto, una cascada de procedimientos ineficientes.

Comente aquí 0

Top